Archivos de etiquetas: Fernández Steinko

¿Por qué en España un gran número de trabajadores vota a la derecha?

 

Carácter: Resumen.

Origen: artículo en “El Viejo Topo”, julio-agosto 2008. 

 

 

· JUAN CARLOS MONEDERO (Universidad Complutense)

            En el siglo XIX y principios del XX, la clase obrera se integra a la sociedad a través del trabajo. En los dos primeros tercios del s. XX a través del consumo. En el cambio de siglo, a través del deseo de consumo. Ese deseo es la introducción del capitalismo en la mente del trabajador. Los medios de comunicación, especialmente en la ficción y en la publicidad. El miedo abstracto a casi todo. La ausencia de un modelo alternativo.

·

· JUAN FERRÁN (Partit dels Socialistes de Catalunya)

            Subsisten las diferencias sociales, pero se difumina la división de clases: falta de pertenencia, búsqueda de salidas individuales). Crisis en las organizaciones obreras, partidos y sindicatos, falta de adecuación a cambios sociales vertiginosos. Ausencia de otro paradigma creíble y alcanzable.

·
· JUAN RAMÓN CAPELLA (Universidad de Barcelona)

            La izquierda que ha ganado elecciones no ha resuelto los problemas de la gente, como sanidad y educación públicas. No ha sido ascética en el uso de lo publico. No ha desvelado ni rechazado las prácticas neoliberales. Los medios de comunicación están masivamente en manos de la derecha.

·
· FRANCISCO FRUTOS (Partido Comunista de España)

            Desvertebración de ideales socialistas. Desaparición de la URSS. Aceptación progresiva por la izquierda social y política de los valores de la derecha y de que no hay una alternativa a ellos. Cambio de reivindicaciones sociales por actitudes identitarias, que manipula bien la derecha.

·
· HIGINIO POLO (Escritor)

            Ya antes sucedía (como con Hitler), pero en el nuevo capitalismo desde 1980 tiene caracteres distintos. Pesan las tradiciones familiares y la Iglesia católica. También el nacionalismo español que considera a la izquierda poco patriótica. Reconversión del ciudadano-obrero en consumidor-espectador, especialmente por la publicidad. Miedos a la precariedad, al futuro a los trabajadores inmigrantes. Prestigio de la visión darwinista de los conservadores. Descrédito del socialismo tras la URSS.

·
· MIGUEL ROMERO (revista Viento Sur)

            Siempre ha sucedido. Ahora más por el éxito del capitalismo neoliberal en el desgarramiento de la sociabilidad del mundo del trabajo. Asunción de valores mercantiles por las grandes centrales sindicales. Invisibilización política de la clase trabajadora por parte de la izquierda institucional.

·
· FRANCISCO FERNÁNDEZ BUEY (Universidad Pompeu Fabra)

            Siempre ha habido trabajadores de derechas: la ideología dominante es la de la clase dominante. Cuando la clase obrera pierde su conciencia de tal, se identifica con el que manda. Ideas y valores de izquierdas por los suelos, ausencia de un programa de izquierdas, organizaciones cainitas. Ante la ausencia de conciencia política y de identidad cultural de clase, los obreros se sienten indefensos ante fenómenos como la inmigración. Ausencia de obreros en el parlamento, lo que transmite una sensación de que “todos son iguales”.

·
· GEMMA GALDÓN CLAVELL (Observatorio de resistencias y subculturas)

            Porque es la derecha la que ha hablado de servicios públicos, fiscalidad progresiva, seguridad y nacionalismo, que es lo que preocupa a muchos. Porque no hay un espacio político de la izquierda que articule una alternativa mediante participación, movilización y experimentación.

·
· VICENÇ NAVARRO  (Universidad Pompeu Fabra)

            Distanciamiento de los partidos de izquierda hacia la clase trabajadora, que confunde y esconde en el concepto de “clases medias” Inseguridad de la clase trabajadora por falta de protección social que la lleva a posturas racistas y anti-inmigrantes. Peso del nacionalismo español y del catolicismo. Desideologización de la izquierda, que sólo quiere gestionar. Una ley electoral discriminadora que desmotiva.

·
· ENRIQUE SANTIAGO (Partido Comunista de España)

            Clase trabajadora desdibujada en su definición y poco autoidentificada. Abandono de la lucha ideológica por las organizaciones sindicales y políticas de la izquierda. Precarización del empelo y reconversión a autónomos de muchos trabajadores, quienes creen haber cambiado de clase. Ausencia de un referente político con un programa.

·
· JORGE VERSTRYNGE (Universidad Complutense)

            Las ideologías no tienen ya ese carácter omnicomprensivo de reja analítica frente a la realidad, la gente no está en ellas, sino en el “voto a la carta”. Fracaso de la URSS. El problema español de los nacionalismos, que provoca reacciones de derecha.

·
· JAIME PASTOR (Universidad a Distancia, Izquierda Unida)

            Tiempo histórico mundial: onda larga neoliberal desde 1973. Transformaciones económicas, división de la clase entre trabajadores mayores varones autóctonos de trabajo estable y jóvenes, mujeres e inmigrantes, precarizados. Cuarenta años de franquismo, transición pactada, cultura de la gobernabilidad. Americanización política, alternancia entre dos grandes. Clase obrera propietarista y consumista. Fraccionamiento por la polarización entre nacionalismo español y periféricos. Cultura del miedo, populismo punitivo. Comportamiento de la izquierda en el poder: transformismo, electoralismo cortoplazista.

·
· ALBERT RECIO (mientras tanto)

            No es obvio que la identidad política deba estar asociada a la clase social. Hay otros elementos: nacionalismos, miedos (racismo, xenofobia, drogas). Procesos comunicativos nuevos que favorecen un discurso de derechas. Ausencia de reproducción social de la militancia. Ausencia de un proyecto alternativo creíble y de una práctica social diferenciada en los políticos de izquierda.

·
· JORDI BORJA (Geógrafo urbanista)

            No hay que ver al trabajador como tonto (alienado, sometido a la ideología de la derecha), sino pensar en la izquierda. Muchos votantes de derecha y de extrema derecha antes votaban a izquierdas; en parte hay decepción, despecho. Los trabajadores son un universo heterogéneo, con demandas contradictorias. La derecha tiene un programa agregado simbólico tradicional. El PSOE tiene uno liberal-demócrata (derechos, ayudas sociales, limitación de privilegios, pluralismo cultural nacional, diálogo con radicales vascos) pero se aplica con mucha moderación y límites. Y no hay referentes históricos u horizontes de futuro.

·
· DANIEL LACALLE (Fundación de Investigaciones Marxistas)

            Ha pasado siempre y no pasa solamente en España. Cambios en la composición interna de la clase (precariato, sumergidos, falsos autónomos); fragmentación y desestructuración, sin un grupo hegemónico. Falta de identificación entre la clase y los partidos, antes obreros y ahora verdes, progresistas,… Lo mismo con sindicatos. Diseño por la clase dominante de una democracia poco participativa. Miedos al paro, la inseguridad y el inmigrante económico.

·
· SALVADOR LÓPEZ-ARNAL (El Viejo Topo)

            Ha pasado antes. Hay una derrota cultural y política asociada a la caída de la URSS y el triunfo de la cosmovisión liberal. Creciente poder de medios de inculcación ideológica (TV, corazón, prensa gratuita). Desolación y desencanto de los más politizados cuando han visto el comportamiento de sus representantes.

·
· ARMANDO FERNÁNDEZ STEINKO (economista)

            En ausencia de una alternativa viable o creíble, la derecha abre un ciclo de creación ficticia de riqueza (por ejemplo, incremento del valor de las viviendas; de hecho, donde se empieza a perder más votos de izquierda es en las zonas con más desbocamiento del mercado inmobiliario). Se ofrece a los obreros oportunidades de consumo y de movilidad social.

 

“Capitalismo popular inmobiliario en España”, por Armando Fernández Steinko.

Carácter: Resumen

 Origen: “El Viejo Topo”, #232, mayo 2007

  Durante los años ochenta y noventa, el PSOE financió el Estado del bienestar con altos tipos de interés y alta cotización de la peseta, atrayendo dinero especulativo del resto del mundo. Con la quiebra del Sistema Monetario Europeo y la llegada del euro, el PP ya no puede usar ese procedimiento, y se pasa al capitalismo inmobiliario. Éste tiene un antecedente en el capitalismo feo del franquismo, basado en la baja cualificación, bajo valor añadido, turismo de poca calidad… En aquella época ya se fomentó la propiedad familiar de bienes inmuebles (1950, 50% de las familias poseen sus pisos; 1980, 73%; 2006, casi 90%). Esta propiedad de la vivienda familiar supone una distribución considerable de la riqueza del país. Esto explica cómo consiguió aguantarse dos décadas de desempleo elevado, y también por qué en ciertas estadísticas España tiene mejor distribución de la riqueza que Estados Unidos, Reino Unido o Italia. Con la desindustrialización, el sector de la construcción sube posiciones, gana influencia política y entra en los medios de comunicación. La adquisición de la vivienda propia es un intento familiar de obtener estabilidad económica en épocas (los ochenta) de fuerte inseguridad laboral. Esto supone un capitalismo popular de base inmobiliaria (al contrario que los basados en acciones como el de Thatcher). Con el tiempo la vivienda se va convirtiendo en un valor más de cambio que de uso: tres millones y medio de casas vacías, y un nivel de construcción de unidades que excede el incremento de población. También llega una fuerte inversión extranjera. Estos efectos también se dan en Portugal y Grecia. La capacidad de ahorro de clases medias y populares se desplaza de bienes de inversión o de otros soportes materiales a la vivienda, con la peculiaridad de que ésta no es un bien verdaderamente realizable, ya que las familias de esas clases viven en ellas. ¿Cómo funciona el capitalismo popular inmobiliario entonces?, de forma indirecta: al aumentar el valor del bien, esto permite hipotecarlo para adquirir otros bienes. También tiene un fuerte efecto cultural: la desvinculación entre trabajo y consumo: clases pobres y medias pueden consumir gracias al regalo de la especulación. A partir de la Ley del Suelo de 1997 (Partido Popular) todo el suelo se convierte en urbanizable, desarrollando así este esquema y multiplicando los beneficios de las empresas del sector. Los ayuntamientos recalifican para financiarse, y así además crean empleo, y sus políticos obtienen apoyo popular. La crisis bursátil de 2000 lleva aún más dinero al sector. Y el descontrol fiscal, la desregulación, atraen también a masas de dinero de origen mafioso desde Europa del Este. A España le va bien porque Europa está enferma. Los países más ricos y exportadores disminuyen sus salarios, contrayendo su demanda interna. Sus exportaciones se financian en España con el endeudamiento que permite la especulación inmobiliaria. Este esquema fortalece electoralmente al PP, de hecho, obtiene más votos en las provincias de más fuerte especulación.