Publicaciones de la categoría: Partidos políticos

“La ley electoral como un instrumento político”, por Douglas W. Rae

Carácter: Resumen. 

Origen: “Zona Abierta”, #110-111, 2005 (el texto original es de 1967).  

Consecuencias de las leyes electorales sobre la competencia entre partidos. 

1.      CONSECUENCIAS PRÓXIMAS, A CORTO PLAZO 

A.     Constantes de sentido 

La continua parcialidad observada de las leyes electorales a favor de los partidos grandes y en contra de los pequeños, es una realidad casi universal.

  • Los partidos con más del 20% de los votos habitualmente se sobre representan respecto a su proporción de votos; los de menos del 20% de los votos obtienen menos escaños que su parte proporcional de votos.
  • El mayor partido electoral obtiene casi siempre más escaños que lo proporcional a sus votos.
  • Los partidos menores (descontadas las “candidaturas frívolas”) se ven habitualmente despojados de toda representación.

Hay un efecto de simplificación de la estructura de la política parlamentaria, el efecto integrador de TODAS las leyes electorales: el sistema parlamentario está menos fragmentado que el sistema de partidos electorales. Principio multiplicador de dar más al que más tiene. En ocasiones, este efecto crea institucionalmente mayorías parlamentarias de un solo partido (dos tercios de los casos estudiados). Los partidos grandes son los que redactan las leyes electorales. El efecto integrador refuerza su capacidad negociadora parlamentaria. Los electores conformistas (votantes de los partidos grandes) quedan sobre representados. El parlamento magnifica la mayoría conformista y eclipsa a la minoría.

Las fórmulas de mayoría absoluta o relativa suelen magnificar los cambios electorales, las proporcionales no.

 B.     Variaciones de grado 

     El grado en que la distribución de escaños se aparta de la proporcionalidad perfecta depende de dos variables:

  •  La fórmula electoral, a su vez con dos variables, siendo mucho más importante la primera:
    • Los sistemas mayoritarios generan mucha más desviación que los proporcionales.
    • En los sistemas proporcionales, generan más desviación los métodos de media mayor que los de resto mayor.
  • La magnitud del distrito (el número de escaños), que tiene una relación curvilínea: conforme aumenta la magnitud del distrito, la desproporcionalidad disminuye de manera decreciente (por encima de 10 ó 20 ¿? diputados, ya aumenta muy poco la proporcionalidad)

. 2.      CONSECUENCIAS REMOTAS, A LARGO PLAZO 

Hay que ser prudentes, porque intervienen muchas más variables: sociales, económicas, sin que quede claro el peso de cada cuál.

Aunque el sistema de partidos se mueve en un continuum teórico entre el partido único y la máxima fragmentación, los márgenes reales están entre el bipartidismo estadounidense y el multipartidismo israelí.

El efecto integrador es la fuente de la influencia de la ley electoral sobre el sistema de partidos, presionando hacia el bipartidismo a través de cinco efectos:

  • Ventajas de los grandes sobre los pequeños en la atribución de escaños.
  • Concesión de una prima al partido mayor.
  • Exclusión de los partidos pequeños del parlamento.
  • Integración general del sistema de partidos parlamentarios.
  • Creación frecuente de mayorías prefabricadas.

Disposiciones de la ley electoral que presionan hacia el bipartidismo:

  • Distrito uninominal o distritos pequeños (excepciones canadiense –regionalismo- y austriaca).
  • El sistema mayoritario y, dentro de los proporcionales, los de media mayor más que los de resto mayor. 

3.      RECAPITULACIÓN Y PERSPECTIVAS 

Cuestiones sin resolver:

  • ¿Y si la evolución que se observa, tan generalizada, se debe a más cosas que a la ley electoral?
  • ¿Qué consecuencias tienen las leyes electorales sobre el comportamiento de los políticos de distrito?
  • ¿Cómo condiciona el sistema de partidos la política general (estabilidad gubernamental)?