Publicaciones de la categoría: BM-FMI-OMC

“El orden mundial según John Maynard Keynes”, James K. Galbraith

Carácter: Nota de contenido.

Origen: “Le Monde diplomatique”, mayo 2003.

Keynes presidió la delegación británica en la Conferencia de Bretton Woods de 1944. Su propuesta era la coexistencia entre el librecambio y un sistema de protección financiado por instituciones internacionales, un sistema que sancionaba a los países con excedente comercial (llevándoles a intentar ampliar sus mercados internos) y abría líneas de crédito (con el bancor, una moneda de reserva mundial) a los países con déficit. Estados Unidos estuvo en contra. Mientras, EEUU aplicó medidas keynesianas (‘Great Society’, de Lindon B. Johnson): sector militar, seguridad social, seguro médico, subsidios de vivienda y de ventas a crédito.

Pero todo empieza a cambiar desde los 70’s. Diferentes actitudes frente a las crisis brasileña, argentina, turca. China aguanta en desarrollo aplicando políticas mercantilistas y de planificación (aunque habrá que ver si puede mantenerlas al entrar en la OMC). India resiste con controles a los tipos de cambio y los capitales, manteniendo un crecimiento lento pero regular. Europa abandona el keynesianismo con su ‘pacto de estabilidad’. Las zonas pobres de Europa no tienen mecanismos para protegerse (que sí tienen los estados y ciudades de los Estados Unidos), y dependen del insuficiente sistema de transferencias. Estados Unidos, mientras, tiene a su favor la preeminencia del dólar como moneda de reserva y su condición de ‘remanso financiero’; sigue aplicando mecanismos keynesianos (rebajas de impuestos pragmáticas, disminución de tasas de interés y sistemas de ayudas mediante garantías de préstamos).

Pero: la preeminencia del dólar puede empezar a cambiar, los mercados de valores yanquis se desacreditan con fraudes masivos y la descentralización ha dejado los gastos sociales en manos de entidades estatales y municipales que no pueden mantener su nivel de gasto ante la reducción de ingresos fiscales.

Anuncios

“La globalización en retirada”, por Walden Bello.

Carácter: resumen.

Origen: “El Viejo Topo”, #230, marzo 2007.

 

Después de quince años, la globalización ha alcanzado su punto más alto, donde las economías aún siguen siendo nacionales, y se inicia el descenso.

No se ha terminado el poder de los Estados, ni sus medidas de interferencia en los mercados (por ejemplo,. China y Malasia esquivaron la crisis financiera asiática de 1997-1998 con estrictos controles sobre los capitales). No hay una élite capitalista transnacional unificada, sino élites nacionalistas que  compiten entre sí. La OMC, el FMI y el BM no consiguen la liberalización del comercio (crisis de la ronda de Doha), y cada vez más países se niegan a solicitarles fondos.

¿Por qué se ha estancado la globalización? 1. Su presentación era exagerada: la mayor parte de la economía de las transnacionales se desarrolla en su país de origen. 2. Las élites capitalistas nacionales no cooperan, sino que compiten entre sí (Estados Unidos negándose a suscribir el Tratado de Kyoto). 3. Efecto corrosivo del doble rasero aplicado al comercio por los Estados Unidos: liberalización de los otros y proteccionismo de ellos. 4. Discordancia entre las promesas de riqueza y la realidad de empobrecimiento masivo (quien crece de verdad es quien no la practica: China). 5. Su obsesión por el crecimiento económico ilimitado, cuando cada vez más se percibe la insostenibilidad ecológica de éste. 6. Las resistencias populares: Seattle, Praga, Génova, el 15/02/2003, Cancún, …

La retirada de la globalización es especialmente intensa en Latinoamérica.

 No obstante, la globalización no está hundida, sus políticas se siguen aplicando. Por ejemplo, fracasa la OMC, pero se implementan tratados de libre comercio y acuerdos de asociación económica con los países en vías de desarrollo.

2003 “Privatizar los servicios públicos. Dejar de ser ciudadanos para convertirnos en consumidores”, Antonio Cruz, Pedro López, Lourdes Lucía, de ATTAC-Madrid.

Carácter: Nota de contenido.

Origen: “Le Monde diplomatique”, febrero 2003.

 Noticia sobre el proceso del Acuerdo general del comercio de servicios (AGCS) impulsado en secreto para la UE por la Organización Mundial del Comercio. ¿Por qué los servicios públicos? Porque son rentables (infraestructuras ya hechas; al privatizar, lo que se transfiere al sector privado son los beneficios, la gestión de los servicios a precios ‘de mercado’), porque disminuyen los gastos de personal (despidos, jubilaciones, ¿?), porque no habrá que responder jurídicamente ante el cliente, al dejar de ser servicios públicos estatales. Habrá un tribunal de competencia (ORD), pero sólo valorará de acuerdo con ‘las leyes de mercado’. ¿Quién lo impulsa? Multinacionales yanquis, financiadoras de la campaña de G. W. Bush y la OMComercio.

“Banco Mundial: ¡Manos arriba, esto es un atraco! Entrevista a Eric Toussaint”, por Miguel Riera.

Carácter: Resumen

Origen: “El Viejo Topo”, #232, mayo 2007 

Toussaint es presidente del Comité por la anulación de la deuda del Tercer Mundo de Bélgica.

 Durante toda su historia, el Banco Mundial (BM) ha apoyado a regímenes dictatoriales aliados de Estados Unidos (Pakistán, Chad, por ejemplo) y otros países del Primer Mundo. También a contribuido a desestabilizar regímenes democráticos (Joao Goulart en Brasil en los 60s, suspensión de créditos a Allende en Chile). Utiliza (junto con el Fondo Monetario Internacional, FMI, la deuda externa para hacer cambiar decisiones de política económica interna de esos países .

 En su política de comunicación pública, o para relacionarse con las ONGs, el BM integra la cuestión de los derechos humanos y gasta un poco de dinero en eso. Pero su influencia en las políticas macroeconómicas (privatizaciones) tiene un efecto pernicioso. También se apoya a países con fuertes problemas de derechos humanos, como Turquía.

 BM y FMI son instrumentos del consenso de Washington, que ya desde los sesenta, pero especialmente desde los noventa, supone una conquista para las empresas grandes del Primer Mundo de industrias y servicios privatizados.

 Los planes de ajuste estructural , medidas de choque, suponen la devaluación brutal de la moneda, en teoría para dar competitividad al país, pero se eleva también mucho los tipos de interés, entonces el consumo cae (los préstamos y los productos extranjeros son carísimos), no se puede invertir (carestía del dinero) y se entra en recesión y desempleo. A la vez se abren las aduanas, con lo que quiebran los productores locales, se legalizan los movimientos de capitales en ambas direcciones (compras de bienes estratégicos –industrias y servicios, que pasan a ser de pago- y fugas hacia el Primer Mundo). En política fiscal, se disminuyes los impuestos progresivos (directos) y se sube el IVA. La consecuencia global es un aumento de la pobreza en los países del Tercer Mundo.

 Estas medidas suponen también la pérdida de su soberanía alimentaria (su producción agrícola pasa a ser para la exportación, y han de importarse los alimentos básicos).

 ¿Alternativas? Hay movimientos de masas (República Dominicana 1984, caracazo 1989) y también resistencias políticas (Chávez, Tabaré Vázquez, Lula, Evo Morales, Correa, Kirchner), aunque en grados muy diferentes. Cabría la posibilidad de un Banco del Sur, del ALBA, pero falta voluntad política.