Carlos Fernández Liria, “El naufragio del hombre”

Editado bajo ese título, conjuntamente con un texto de Santiago Alba Rico (“Los abismos de la normalidad”), por Hiru, Hondarribia 2010.

 

 

1.   El capitalismo y el Reino del Tiempo

 

En la sociedad capitalista se ensamblan dos dispositivos contradictorios: lo que la hace capitalista y lo que la hace sociedad. El capitalismo expulsa a la sociedad hacia los márgenes; él está obligado estructuralmente a producir sin descanso, a reproducirse, a generar más capital.

 

No es cierto que ese carácter insaciable sea propio del hombre. Los antropólogos lo desmienten: el hombre inventa para trabajar menos y descansar. Pero el capitalismo no permite el descanso.

 

El Tiempo lo ocupa todo: Cronos devorando a sus hijos. Es cuando Zeus, apoyado por su madre, lo derrota, cuando surgen las instituciones, las leyes, el diálogo.

 

2.   El neolítico y la animadversión contra el Tiempo

 

El neolítico fue el periodo en el que se iniciaron agricultura y ganadería, y se inventaron las herramientas e instrumentos más importantes. Con ello, el hombre obtuvo una protección frente a la naturaleza, y una victoria frente al Tiempo. Ahora había liberado tiempo para el ocio, para la cultura.

 

Los mitos tienden a referirse a un tiempo antiguo en el que todo estaba sin diferenciar y donde todo lo que hace el héroe sucede por primera vez.

 

Los pueblos neolíticos (Levi-Strauss) odian el tiempo y la historia. No quieren cambios, sino permanencia.

 

3.   La Palabra y la Historia

 

Los mitos hablan del tiempo en el que pasaban cosas precisamente para que ahora no pase nada y se pueda hablar, y si pasa algo sea pequeño y se solucione con la palabra.

 

La Historia es el privilegio de los héroes y la palabra el de los humanos. Eso en el neolítico, pero el judaísmo – cristianismo devuelve el poder al Tiempo, porque se está en busca de una Tierra Prometida.

 

4.   Las dimensiones de lo humano

 

El capitalismo es un cataclismo histórico incesante, en que todo se produce para ser obsoleto y sustituido. Los antropólogos (como Levi-Strauss) dicen que los salvajes que subsisten del neolítico son los que guardan las dimensiones de lo humano.

 

5.   El basurero de la Historia: hombre y superhombre

 

¿Es que la evolución, la historia, llevan a un Superhombre? La antropología, interesada en lo estático, en lo que se cuenta de lo que ocurrió, va siendo desplazada por la Historia, preocupada por lo que cambia y por la verdad de lo que sucedió.

 

Claude Levi-Strauss, como antes Jean-Jacques Rousseau, se plantean si ese neolítico no es el estado natural, el mejor para el hombre, del que solamente le han sacado una suerte de coincidencias.

 

6.   La perseverancia en el neolítico

 

La flecha de la Historia no ha acabado con el neolítico. Hay una consistencia neolítica del ser humano que sobrevive de forma residual y que permite repetirse, tener costumbres, no hacer nada o charlar.

 

7.   La definición del hombre

 

Al igual que en los inicios de la física Galileo parte de lo que realmente no existe (una esfera perfecta deslizándose sobre un plano perfecto en el vacío) para poder definir las leyes de la realidad, Rousseau decía que es preciso concebir al ser humano viviendo en un estado que quizás no existe, no haya existido y no llegue a existir jamás, pero del que hay que forjarse una idea muy precisa si queremos tener una percepción clara sobre nuestro tiempo presente. Ese estado ficticio pero explicativo se parece, se puede ilustrar con el neolítico.

¿No queda nada que estudiar pasada esa etapa? Sí: el hombre subsiste y se protege de la Historia como lo hace de la naturaleza, edificando instituciones que le protejan.

 

8.   Nihilismo y desnivel prometeico

 

El ser humano es mucho más limitado del poder que puede llegar a tener gracias a la técnica. Es el “desnivel prometeico” (Günther Andres). Apretar un botón envía una bomba nuclear que mata a 200.000 personas. La imaginación, la capacidad de representación, la comprensión moral del ser humano son mucho más limitadas y finitas. Por eso, sucesos como la guerra sólo pueden ser vistos como parte del paisaje, de la naturaleza. La más pequeña de nuestras acciones desencadena resultados en cualquier parte del mundo. Eso nos lleva a un naufragio antropológico, un nihilismo, porque no hay manera de saber lo que estás haciendo cuando haces lo que haces.

 

9.   El capitalismo frente a la Ilustración y frente al Neolítico

 

Hay abundantes estudios sobre la incompatibilidad entre capitalismo y Estado de Derecho, sobre cómo el capitalismo ahoga la vida republicana y el Mercado se impone a la Palabra y a la Razón. Pero es que además el capitalismo va arrinconando el espacio neolítico del hombre, empujándole hacia la prehistoria, más allá de los mitos fundacionales.

 

10.   Más allá del hombre: la proletarización

 

Cuando Nietzsche habla de la “república cosmopolita” que está más allá del ser humano, se sitúa ante un espejismo; en realidad el capitalismo está ocupando todo el espacio que el hombre necesita para hablar, razonar, discutir.

 

El desarrollo que prometía la Ilustración quedó cegado con la proletarización. Engañosamente pareció que ciudadano y proletario eran dos caras de lo mismo: un ser humano libre. Pero se trata de dos libertades muy diferentes, el proletario sólo es libre de trabajar en unas condiciones que no se deciden política, sino económicamente. La Razón prometía la ciudadanía, pero, mientras, el capitalismo implantaba la proletarización.

 

11.   Capitalismo y Nihilismo: el naufragio del hombre

 

La Historia se acelera por las necesidades imparables del capital y ataca a las certezas neolíticas. El “desnivel prometeico” enloquece a nuestra brújula moral; se mercantilizan trabajo, tierra y dinero; la proletarización descoyunta la consistencia del ser humano (suprimiendo, por ejemplo, la diferencia antropológica entre infancia y vida adulta, poniendo a trabajar a los niños).

 

La lucha sindical, y antes la beneficencia religiosa, frenan al capital recordándole que es en la sociedad donde se reproducen y educan los humanos: los obreros surgen en la sociedad capitalista del componente sociedad, no del componente capitalista. Esa lucha religiosa (reaccionaria) primero y sindical después, retrasan el futuro del capitalismo.

 

Pese a lo que creen y dicen, socialismo y anarquismo son movimientos hacia el pasado, conservadores de lo genuinamente humano. Mientras socialismo y fascismo hablan de un “hombre nuevo”, la burguesía se apropia de los conceptos básicos de la Razón y la Ilustración: ciudadanía, Estado de Derecho, parlamentarismo.

 

12.   El hombre nuevo fascista y socialista

 

Fascismo y nacionalsocialismo intentaron crear un ser humano que, en vez de protegerse de la Historia, la asumiera y dirigiera: romper todas las barreras que había alzado la consistencia neolítica para defender al hombre. Fue la alianza del capitalismo con la prehistoria.

 

Los países del socialismo real, atacados desde el principio por los Estados capitalistas, tuvieron que, para no ser derrotados, asumir la proletarización masiva. Pero mientras que en el capitalismo ésta la crea el mercado de consuno con el hambre, en éstos hubo que crear una “cultura proletaria” en defensa del “hombre nuevo”, que sustituyera la ciudadanía, la libertad de expresión, la división de poderes, las garantías jurídicas. El capitalismo podía alardear de ellas porque en el fondo hambre y mercado se bastan para proletarizar. El socialismo real tuvo que omitirlas para poder hacer lo mismo.

 

Al prescindir del Derecho, fascismo y socialismo vuelven a la religión (al culto a la personalidad, a la vuelta a las prácticas religiosas cuando el poder afloja).

 

El anticapitalismo ha seguido asociando la ciudadanía, el Derecho, a la proletarización capitalista, entregando así todo el aparato ideológico de la Ilustración a su enemigo.

 

13.   La mayoría de edad ciudadana como más allá del ser humano

 

Ya antes de la Ilustración, en los griegos clásicos Sócrates, Platón, Aristóteles, hay un intento de inmortalizarse, de superar lo humano y lo mortal en base a lo permanente: la Razón. Supone una “mayoría de edad” racional más allá de la celebración de los ritos de iniciación, que recuerdan mediante el aparato mítico que gracias a los héroes se entró en el mundo de la Palabra. Ese nuevo paso racional, supone que la Ley se impone a la Costumbre y a la Tradición, la Educación al Rito, el Derecho a Religión y Mito, la Constitución a los Ancestros.

 

Tras la revolución neolítica, el hombre tropieza con las matemáticas: la posibilidad de razonar independientemente de la cultura y la tribu. Esa mayoría de edad nueva, racional, supone que hay leyes universales pero que, además, son decididas políticamente.  ¿?

 

La victoria neolítica, la Palabra, ha vencido al Tiempo gracias a su antigüedad, a que hace mucho que sucedieron los hechos fundadores. La palabra encierra en sí mucho Tiempo. La Ilustración pretende que el Tiempo obedezca a la Libertad y a la Razón. Nietzsche se burla del imperativo categórico kantiano, pero realmente el eterno retorno, la decisión libre que se repite independientemente del contexto, porque es ‘lo que debe hacerse’, ya está en Kant.

 

14.   La vuelta al Infierno

 

Cuando Nietzsche pretendía un superhombre a la altura de los tiempos, que se correspondiera con la fuerza de una Historia enloquecida y destructora, en realidad estaba llevando de vuelta a un estado de barbarie que es previo al neolítico: el Infierno.

 

En las representaciones clásicas del Infierno, el castigo tiene un carácter inagotable, circular. Es un ciclo de reproducción del que no se puede salir: la misma posición que en la antigüedad tenían los esclavos -dedicados completamente a la reproducción de alimentos- y las mujeres -dedicadas sólo a la reproducción de las personas-. Pues es la misma rueda la del capitalismo: una destrucción continua para poder seguir produciendo, circular e inacabadamente.

 

Karl Polanyi explica bien cómo el avance de la sociedad capitalista fue entrando en contradicción con la sociedad en sí, con la razón, la ciudadanía, el parlamentarismo. Esta contradicción no se presenta en el Primer Mundo, donde un régimen de privilegios permite subsistir a la ciudadanía porque no se enfrentará nunca a lo que le permite ser privilegiada. Ahora bien, cuando llegan crisis agudas, surgen fascismo y nazismo para intentar un más allá de la Ilustración, que en realidad lleva a un más atrás del neolítico: la barbarie, la prehistoria.

 

15.   La bisagra entre la Ilustración y el Neolítico

 

Si no se puede ir más allá del neolítico sin caer en la prehistoria, es porque hay una suerte de “consistencia neolítica” en el hombre que no se puede destruir sin generar tremendos desastres.

 

Apenas han existido ocasiones de articulación entre Neolítico e Ilustración. La Razón parece precisar de la tranquilidad. El Neolítico da una cierta tranquilidad a los humanos, en cuanto es una victoria contra las fuerzas de la naturaleza y de la historia. Por eso, los indígenas más estabilizados en el neolítico resultaban muy permeables a ese esencial imperativo categórico de la razón (no se puede querer hacer al otro lo que no querríamos que nos hicieran) que les transmitía el cristianismo de los evangelizadores (“amarás al prójimo como a ti mismo” es la ley). Pero siempre que haya tranquilidad, esto es, que no venga acompañada de la barbarie: esclavismo, explotación, expoliación. Y lo malo es que la Ilustración ha solido llegar al Neolítico impulsada por la Historia y su falta de calma.

 

16.   La tradición como Ilustración de los pobres

 

Cuando se intenta ‘educar’ a los pueblos neolíticos, se descubre que no siguen sus costumbres por inercia o por obligación, sino porque las creen buenas, razonables. Hay por tanto en ellos una simiente de Ilustración, una voluntad o ansiedad por la Ley, lo razonable, lo justo.

 

17.   Mesopotamia e Infinito

 

Pero lo que sucedió no fue una articulación entre Tradición e Ilustración, sino el capitalismo. Rousseau, al establecer su definición más allá de la realidad (como la bola deslizándose de la física de Galileo) estaba señalando el “justo medio”, la mesopotamia, el paquete de elementos que era necesario conservar para que subsistiera ese hombre ideal.

 

Pero en la realidad no sucedió así: la evolución no se planteó qué había que conservar, sino qué había que superar para acomodarse al devenir del Tiempo. Se buscaba un ‘hombre histórico’, cuando el hombre es social. La revolución neolítica había hecho que el hombre se defendiera del Tiempo, y de pronto se entregaba a él. Fascismo y socialismo, en su pretensión del ‘hombre nuevo’, condujeron al desastre antropológico, pero eran reacciones ante la destrucción de lo humano por el capitalismo.

 

Éste genera una mayoría de humanos reducidos a la subhumanidad, al hambre, y una minoría de sobrehumanos que tiene aún más hambre porque está en una sociedad de consumo que basa su devenir en lo que aún no se tiene.

 

El Neolítico no era sólo una etapa en la historia de la humanidad, sino que el hombre era el resultado de una matriz o dispositivo neolíticos. Ello se debe a su finitud, a nacer del sexo, a adquirir el lenguaje en la familia.

 

Cuando al hombre se le arrebatan sus espacios físicos, se encapsula en los psicológicos, porque necesita tener su propio territorio. Cuando el capitalismo sigue avanzando, con su locura intrínseca, ataca las conquistas neolíticas de los humanos. Cuando en los años 80 del siglo XX el capitalismo neoliberal y la traición sindical empiezan a destruir el Estado de bienestar, continúan el acoso a los espacios que los trabajadores habían conseguido conservar frente al capitalismo.

 

Cuando vemos el capitalismo de hoy, observamos que no precisamos más cosas para obtener más humanidad sino que, por el contrario, hay que eliminar muchas cosas para obtener humanidad, para “arraigar en el cosmos” (Claude Levi-Strauss).

 

Los filósofos de la Historia (Hegel) pretendían que era ésta la que hacía de los humanos seres reales y efectivos. Pero la antropología muestra lo contrario: lo humano se encuentra justo en la periferia, donde está protegido de la Historia tanto como de la naturaleza.

 

Al capitalismo hoy no le bastan el Tiempo y el Espacio existentes, precisa infinitud de cosas. Lo que hay que darle a una persona del Tercer Mundo para que llegue a la mesopotamia de la condición humana, es mucho menos que lo que hay que quitarle a la gente del Primer Mundo para lo mismo. Sin embargo, cuando vemos qué obtiene la parte más rica del Primer Mundo , volvemos a encontrarnos el hogar, el ocio, la palabra: para que ellos obtengan su neolítico, el 99% de la humanidad pierde el suyo con un nivel de despojamiento que nunca había sido tan intenso.

 

La industrialización habría podido convivir con el neolítico (Lafargue, “derecho a la pereza”), pero bajo condiciones capitalistas no puede, porque no cabe detenerse, sino acelerar.

 

18.   Antropológicamente precavidos

 

Además de la entrega de los conceptos de derecho y ciudadanía, el socialismo ha tenido otro gran error teórico que ha sido confiar en una teoría materialista de la historia que presumía que el socialismo era una etapa posterior, de superación, del capitalismo. En realidad, el socialismo debería haber funcionado como un freno, no como un acelerador. La lucha sindical, sin embargo, sí que ha sido proteccionista y humanista.

 

Las demandas teóricas del socialismo han sido desbordadas por el capitalismo: ¿un mundo nuevo?, uno cada día; ¿más valores de uso?, mercancías hasta el hartazgo, hasta superar la condición de uso; ¿eliminación de la “especialización” alienante?, ETTS, precariedad.

 

Para ser económicamente revolucionario, hay que ser sindicalmente reformista o antropológicamente conservador. Se trata ahora de conservar el mundo, las cosas, de usar en lugar de consumir, de mirar. Las instituciones son coágulos sociales de la palabra. En realidad, parlamento y capitalismo son incompatibles.

 

Ahora bien, hay que ser antropológicamente precavidos, más que conservadores, porque el neolítico incluye conceptos aún peores que el capitalismo y que sobreviven a él, como el patriarcado.

 

19.   La otra fuente de cuanto hay que conservar

 

Una vez conservado el mínimum antropológico, deben ser las instituciones ciudadanas las que decidan lo que hay que conservar y lo que no. Y no la tradición o la costumbre. Éstas son la manera en la que el neolítico venció al Tiempo, pero están compuestas de tiempo coagulado. Útiles, pero peligrosos arcaísmos, que protegen la vida, pero no la dignidad humana.

 

La costumbre hace encajar a unas cosas con otras; la Razón quiere encajarlas con el deber ser, con la palabra, y ello precisa de instituciones, construidas desde la política, no desde la tradición.

 

Para la ciudadanía, las tradiciones deben ser reformadas (ni conservarlas ni revolucionarlas) precisamente porque están en el terreno de la razón y la palabra. Pero el capitalismo arrincona y chantajea económicamente a las instituciones; por eso hace falta una revolución, pero es una revolución para reformarlas.

 

20.   Reforma y Revolución

 

Ha sido absurdo, por tanto, arremeter contra las instituciones desde el revolucionarismo del 68. Los análisis teóricos de esos años (Foucault, Deleuze, …) han acabado siendo la base del ataque feroz neoliberal a las instituciones: a la escuela pública, a la Justicia, a la Universidad. El proceso de Bolonia en esta última es paradigmático.

 

El capitalismo (que en realidad no quiere cumplir con las leyes del libre mercado) no ha renunciado a las instituciones, sino que las ha puesto a su servicio.

 

Precisan, por tanto, ser reformadas. Son nuestra defensa frente a la religión, la tradición, la costumbre. Y son reformables desde la razón y la palabra. Eso es el Progreso, que es el fundamento mismo de la Ilustración.

 

21.   La idea de Progreso: el superhombre de las Luces

 

El siglo XX ha sido una continua búsqueda del superhombre. El capitalismo mediante el más allá de lo antropológico, pero lo que hizo fue proletarizar, desposeer del mínimum neolítico, llevar al vacío. El socialismo vio esto como un paso superable dialécticamente y buscó un hombre nuevo, total, que superara la consistencia tribal-religiosa y la burguesa.

 

Pero la Ilustración también había buscado al nuevo hombre, un progreso que partía de la libertad y la razón. Ése es un progreso de verdad, que no tiene que ver con el desarrollo económico del capitalismo y que se basa en que los avances científicos y del derecho no tienen vuelta atrás en ciencia y en derecho (pueden prohibirse, pero no anularse por vía científica o racional legal). Es por eso que el capitalismo tiene que emplear cada vez más propaganda para ocultar su carácter intolerable.

 

Progreso no es la espiral suicida del crecimiento económico capitalista, más bien hoy pasaría por un decrecimiento acelerado o una demolición sostenible.

 

 



Anuncios

Una respuesta

  1. Conflictivo e interesante.
    Me parece que buena parte consiste en achacar los males al capitalismo. No puede ser de otro modo. El capitalismo es el muy malo de los útlimos 200 años. ¿Pero y antes?. No existía capitalismo, existía feudalismo, la misma explotación, siervos, esclavos, etc. En definitiva existía lo de siempre desde que se inició el Poder hace 5 o 8 mil años. Siempre es el poder, la codicia, el dominio, en definitiva, siempre se trata del hombre o mejor del lobo de Hobbes. Mi punto de vista puede verse en http://www.lobohobbes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: